viernes, 31 de diciembre de 2010

CURSO DE APOLOGÉTICA CATOLICA:

http://www.facebook.com/jmurodriguez#!/event.php?eid=122824517782723

-El grupo de facebook , "Catolicos firmes en su fe" en el cual tengo el honor de ser administrador así como de su página web :

http://www.catolicosfirmesensufe.org/

Ha decidido este nuevo año 2011 empezarlo de la forma más grande posible, y esta es elaborando un curso de apologética para todos los católicos que deseen conocer más su fe católica.

Siguiendo las enseñanzas últimas de la Santa Iglesia Católica:

En una sociedad que tiene justamente en alta consideración la libertad personal, la Iglesia debe promover en todos los ámbitos de su enseñanza -en la catequesis, la predicación, la formación en los seminarios y universidades- una apología encaminada a afirmar la verdad de la revelación cristiana, la armonía entre fe y razón, y una sana comprensión de la libertad, considerada en términos positivos como liberación tanto de las limitaciones del pecado como para una vida auténtica y plena. En una palabra, el Evangelio debe ser predicado y enseñado como modo de vida integral, que ofrece una respuesta atrayente y veraz, intelectual y prácticamente, a los problemas humanos reales. La "dictadura del relativismo", al fin y al cabo, no es más que una amenaza a la libertad humana, la cual madura sólo en la generosidad y en la fidelidad a la verdad.

Respuestas del Papa a las preguntas de los obispos estadounidenses

Tras su discurso en el Santuario Nacional de la Inmaculada Concepción de Washington

WASHINGTON, jueves, 17 abril 2008 (ZENIT.org).-

Enseñar la fe y evangelizar significa proclamar al mundo una verdad absoluta y universal; pero debemos hablar de un modo apropiado y coherente, que permita a la gente acoger dicha verdad. Reflexionando sobre lo que eso implica, Pablo VI especificó estas cuatro cualidades: perspicuitas, lenitas, fiducia y prudentia, es decir, claridad, mansedumbre, confianza y prudencia (cf. Ecclesiam suam, 75).
Hablar con claridad quiere decir que debemos explicar de manera comprensible la verdad de la Revelación y las enseñanzas de la Iglesia. No sólo debemos repetir, sino también explicar. En otras palabras, hace falta una nueva apologética, que responda a las exigencias actuales y tenga presente que nuestra tarea no consiste en imponer nuestras razones, sino en conquistar almas, y que no debemos entrar en discusiones ideológicas, sino defender y promover el Evangelio. Este tipo de apologética necesita una "gramática" común con quienes ven las cosas de forma diversa y no comparten nuestras afirmaciones, para no hablar lenguajes diferentes, aunque utilicemos el mismo idioma.
Esta nueva apologética también tendrá que estar animada por un espíritu de mansedumbre, la humildad compasiva que comprende las preocupaciones y los interrogantes de los demás, y no se apresura a ver en ellos mala voluntad o mala fe. Al mismo tiempo, no ha de ceder a una interpretación sentimental del amor y de la compasión de Cristo separada de la verdad, sino que insistirá en que el amor y la compasión verdaderos plantean exigencias radicales, precisamente porque son inseparables de la verdad, que es lo único que nos hace libres (cf. Jn 8, 32).
Hablar con confianza significa que, a pesar de que otros puedan negar nuestra competencia específica o reprocharnos las faltas de los miembros de la Iglesia, nunca debemos perder de vista que el evangelio de Jesucristo es la verdad a la que aspiran todas las personas, aunque nos parezcan alejadas, reticentes u hostiles.
Por último, la prudencia, que el Papa Pablo VI define sabiduría práctica y buen sentido, y que san Gregorio Magno considera la virtud de los valientes (cf. Moralia, 22, 1), significa que debemos dar una respuesta concreta a la gente que pregunta: "¿Qué hemos de hacer?" (Lc 3, 10. 12. 14). El Papa Pablo VI concluyó afirmando que hablar con perspicuitas, lenitas, fiducia y prudentia, "nos hará discretos. Nos hará maestros" (Ecclesiam suam, 77). Queridos hermanos en el episcopado, estamos llamados a ser ante todo maestros de la verdad, que no dejan de implorar "la gracia de ver la vida en su totalidad, y la fuerza de hablar eficazmente de ella" (Gregorio Magno, In Ezechielem, I, 11, 6).


DISCURSO DEL SANTO PADRE JUAN PABLO II
A LOS OBISPOS DE LAS REGIONES NOROCCIDENTALES
DE CANADÁ CON MOTIVO DE LA VISITA "AD LIMINA"


-El curso esta preparado para de una manera básica e intermedia abordar los temas más importantes que afectan al católico. Los temas con los cuales las sectas te suelen atacar para confundirte y ganarse un adepto, y saber dar respuesta a estas objecciones, siempre desde el punto de vista bíblico y acorde con el magisterio. El curso tiene 52 semanas, en principio a lección por semana con ejercicios finales como resumen de la lección y resueltos en el foro del grupo de facebook además de por los correos electronicos facilitados a los miembros del curso. La fecha de comienzo será el dia 4 de Enero del 2011 , es una magnifica forma de ayudar a los católicos a defender y dar razones de su fe.


¡¡¡Es un curso que recomiendo a todos!!!

Recordemos las enseñanzas bíblicas sobre la apologética:


17:2 Y Pablo, como acostumbraba, fue a ellos, y por tres días de reposo discutió con ellos,
17:3 declarando y exponiendo por medio de las Escrituras, que era necesario que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos; y que Jesús, a quien yo os anuncio, decía él, es el Cristo. Hechos 17:2-3


3:15 sino santificad a Dios el Señor en vuestros corazones, y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros; 1Pe 3:15


1:22 A algunos que dudan, convencedlos. Judas 1:22


1:16 Los unos anuncian a Cristo por contención, no sinceramente, pensando añadir aflicción a mis prisiones;
1:17 pero los otros por amor, sabiendo que estoy puesto para la defensa del evangelio. Filipenses 1:16-17



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada